Escuela de Familias: Rabietas, entender y acompañar

rabietas

Las rabietas son una etapa normal en el desarrollo del niño/a que suelen ocurrir entre los 18 meses y los 3 años. Es una explosión emocional, que sirve cómo canal de expresión de la rabia, enfado o frustración. Las rabietas son un proceso evolutivo y una de las principales razones de su aparición en esta etapa evolutiva es la inmadurez del lenguaje expresivo y en la identificación, expresión y regulación emocional.

Pero, aunque sea algo que ocurre a la mayoría de los niño/as en mayor o menor medida, no deja de ser un tema que agota a las familias, porque muchas veces sienten que les faltan herramientas o que, a pesar de saber qué hacer a un nivel más teórico, no saben cómo ponerlas en práctica.

El pasado sábado 17 de abril del 2021, Noelia Sosa realizó el taller online de la Escuela Familias “Rabietas: entender y acompañar” con las familias del AMPA de la Escuela Infantil Barbel Inhelder.

A las 10:30 comenzamos la sesión con 32 participantes, familias muy interesadas en el tema y muy activas en su participación comentando experiencias personales y planteando sus dudas respecto al tema de las rabietas. Tanto fue así que no terminamos hasta pasadas las 12:30, pero cuando te gusta tu trabajo, y además te encuentras con familias tan activas, el tiempo se pasa volando.

¿De qué hablamos en el taller online sobre las “Rabietas: entender y acompañar”? Primero definimos las rabietas y el porque suelen ocurrir, es importante entenderlas para luego poder acompañar a nuestros hij@s. Aprendimos a identificar aquellos momentos en los que son más frecuentes, por ejemplo, cuando están cansado/as, tienen alguna incomodidad o malestar entre otros.

Algunas de las herramientas que vimos para acompañar las rabietas son:

  • Evitar: hay situaciones que suelen favorecer las rabietas, por ejemplo, el interrumpir el juego para bañarse justo antes de la cena, cuando está con sueño y hambre. Si se pueden evitar estas situaciones adelantando el baño o la hora de cenar, es una buena alternativa.
  • Paciencia: recuerda que primero tienes que controlar tus emociones y desde la calma y con paciencia acompañarlos.
  • Comprender: intenta conocer la causa del enfado.
  • Explicar: ayuda a tu hij@ poniendo en palabras lo ocurrido: ponle nombre a su emoción y explícale lo que está sintiendo.
  • Acompañar: acompaña con o sin contacto físico (no siempre aceptan el consuelo físico cuando están en pleno estallido). Demuéstrale que estás presente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir