Maternity Blues

Esperabas la llegada de tu bebé desde incluso antes de saber que estabas embarazada. Desde ese momento decidiste que querías ser madre o cuando viste el positivo en el test de embarazo. Estos meses de espera, llenos de cambios físicos y emocionales te han hecho pensar y desear cada vez más a tu bebé.

La casa está preparada para la llegada del nuevo miembro de la familia. Has asistido a clases de preparación al parto y tienes bastante claro tanto lo que va a ser el parto, post-parto y como serán  los cuidados cuidado de tu bebé. Apostaría porque incluso te haz imaginado sus primeras palabras, sus primeros pasos y hasta sus graduaciones.

Por fin llega el día en que dejas a un lado al imaginario y das paso al bebé real, YA PUEDES ABRAZARLO, OLERLO, BESARLO.

Ahora toca disfrutar la nueva etapa y vivir la maternidad al máximo, porque el tiempo pasa volando, al menos eso te dice todo el mundo.

Pero la realidad comienza a ser un poco diferente a lo que te imaginabas…

Sientes que has subido en una montaña rusa de emociones y que ya no sabes cómo bajar. Aunque estás contenta con tu bebé, hay momentos en que desearías salir corriendo y, claro. acto seguido el sentimiento de culpa por no disfrutar esa maternidad que llevabas deseando hace un tiempo. Y así van transcurriendo los días, a ratos contenta, luego aprovechando minutos a solas en el baño para llorar, cuestionándote si era el mejor momento para ser madre o si serás capaz de hacerlo bien.

No desesperes, esto le ocurre a muchas mujeres, es el llamado «Maternity blues» o «Días azules». Consiste en una alteración del estado de ánimo que se produce a consecuencia de los cambios hormonales, psicológicos y sociales que conlleva el nacimiento.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *